Cargando

Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer nuestros servicios, recoger información estadística e incluir publicidad. Si continúas navegando, aceptas la instalación y el uso. Si no la aceptas, puede que no te funcione correctamente la página. Puedes cambiar la configuración u obtener más información a través de nuestra Política de Cookies.

Blogs patatabrava 

Frío de diciembre

Recuerdo que aquel año el invierno llegó demasiado pronto para mí. Estaba bajando las escaleras de un viejo piso en el que había quedado para ver a una chica y a cada escalón que iba bajando notaba cómo el frío entraba por mi vieja chaqueta y acariciaba mi piel por debajo del jersey. Rozábamos los cinco grados y veía que los faros emitían una luz triste y monótona que penetró y se arrapó en mi cuando puse un pie fuera del portal.

Había sido una buena noche: los dos abrazados bajo la manta con caricias y besos largos, con arañazos hundidos en la piel por ganas de agarrar un placer que se escapaba, perdidos en movimientos sin guion tutelados por un trozo de tela que tapaba todos aquellos actos carnales que tanto deseábamos y buscábamos entre el éxtasis de suspiros y gemidos.

Pero me encontré solo de repente, con los dedos congelados intentando salvaguardarse en unos bolsillos descosidos por el paso del tiempo y los malos tratos. Y mientras cavilaba intentando averiguar cual era el camino más corto y rápido para llegar a mi casa, me encontré con la primera luz decorativa de la Navidad de aquel pésimo año. Y el recuerdo de un primer amor regresó a mi mente como un perro herido a su amo.

Me recordé feliz, besando a una morena pequeña pero grácil. Jurándonos amor eterno mientras el frío de la calle hacía que nuestros labios gastados se volviesen morados, y nuestras ilusiones de la pubertad se desvanecían a cada día que pasaba.

Y en aquel momento me sentí el hombre más desdichado de la tierra. Me sentí sin un hogar, sin nadie a quien le importara lo más mínimo lo que sería de mi.

Y por primera vez en la vida, tuve miedo de morir solo.

Así que volví lo más rápido que pude, dejando atrás aquella luz verde, roja y blanca y también a las luces monótonas. Entré al portal y subí al piso en el que por primera vez en mucho tiempo me había sentido bien. Me abrió mi salvadora en pijama y la besé y abracé con fuerza e ímpetu.

Y volví a sentir calor, dejando aquel invierno fuera en el portal.

http://uerbavolant.wordpress.com
X
¿Problemas con la contraseña?

¿Todavía no eres de Patatabrava?

Aquesta finestra es tancarà en 3 segons

T’has apuntat correctament a aquesta assignatura. T’avisarem quan hi hagi nous continguts de la mateixa!

 

¿Seguro que quieres eliminar la etiqueta?

Esto sería un texto puesto dentro de un parrafito, explicando lo que fuera.