Cargando

Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer nuestros servicios, recoger información estadística e incluir publicidad. Si continúas navegando, aceptas la instalación y el uso. Si no la aceptas, puede que no te funcione correctamente la página. Puedes cambiar la configuración u obtener más información a través de nuestra Política de Cookies.

Descargar apuntes 

OBLIGACIONES Y DERECHOS DEL EMPRESARIO Y TRABAJADOR EN LA LEY DE PREVENCION DE RIESGOS LABORALES

PREVENCION DE RIESGOS LABORALES - Relaciones Laborales y Recursos Humanos UCM

10,0
1 voto

Profesor: No especificado

Idioma: Castellano

Peso: 126kB

Atención: tu descarga comenzará en 10 seg.


Comentarios

Esto NO es el estado real de los apuntes, es una transcripción en bruto.
Vista previa:
4. OBLIGACIONES Y DERECHOS DE EMPRESARIO Y TRABAJADOR EN LA LEY DE PREVENCIÓN DE RIESGOS LABORALES CORRESPONDE CON EL TEMA V DEL PROGRAMA DE CONTENIDOS DE LA ASIGNATURA LOS DEBERES DEL EMPRESARIO Y LOS DEBERES DEL TRABAJADOR EN MATERIA DE PREVENCIÓN DE RIESGOS LABORALES EN LA LEY 31/1995. Los derechos y obligaciones en materia de prevención de riesgos laborales vienen recogidos en el Capítulo III, y están comprendidos entre los artículos 14 y 29 de la Ley. Nosotros vamos a añadir a estas obligaciones, aunque no lo son formalmente ni están contenidas dentro del citado Capítulo III, las de los Servicios de Prevención contenidas en el Capítulo IV (deber de organización de la prevención en la empresa), contenidas en los artículos 30 y 31, la actuación de las Mutuas de Accidentes de Trabajo y Enfermedades Profesionales en el ámbito preventivo (al fin y al cabo actúan como Servicios de Prevención), contenida en el artículo 32, y la presencia de los recursos preventivos (deber de su existencia y/o presencia), contenida en el artículo 32 bis de la Ley. Este último artículo fue introducido como consecuencia de la importante refoma ya estudiada con anterioridad que fue la Ley 54/2003, de 12 de diciembre. Esta importante figura puede considerarse, si no la más importante, una de las más fundamentales modificaciones de la Ley de prevención de 1995. Este tema de obligaciones y derechos preventivos se basa, pues, y lógicamente, en la norma de Referencia, es decir, en la Ley 31/1995, de 8 de noviembre, de Prevención de Riesgos Laborales, aunque es obligado mencionar que todo el conjunto normativo es, en sí mismo, un conjunto obligacional y de derechos. A mencionar especialmente el RD 39/1997, de 17 de enero, Reglamento de los Servicios de Prevención, que es el principal desarrollo reglamentario de la Ley de Prevención. Es de destacar que la Ley de prevención de riesgos laborales utiliza una fórmula bastante interesante de formulación de derechos y obligaciones, haciendo un cruce mutuo entre trabajadores y empresarios, de tal forma que los deberes del empresario suponen en sí mismos derechos de los trabajadores, y al revés; porque, efectivamente, también están formulados los deberes del trabajador en la Ley de Prevención de Riesgos Laborales, concretamente en el artículo 29 de la norma. Quizás una de las cosas más llamativas de esta Ley es que, aparte de que es una ley que protege al trabajador, y por tanto es especialmente "dura" con la figura del empresario en cuanto a principal posibilitador de seguridad para los trabajadores, lo cierto es que esta forma de obligarse mutuamente lo que hace es poner la responsabilidad en las manos de ambas partes, lo que parece ir en perfecta sintonía con la filosofía general de la Ley y de la prevención en general, en cuanto que no se trata de buscar culpables (a veces sí, claro está), sino de encontrar responsables, lo que facilitaría mucho las cosas. Veamos pormenorizadamente, cada uno de estos deberes y derechos contenidos en la Ley de prevención, los cuales los vamos a dividir en los siguientes apartados1: a) Obligaciones generales o fundamentales (principales) del empresario, contenidas en los artículos 14 y 15 de la Ley de prevención de riesgos laborales. Las denominaremos así, dado que se trata de obligaciones que el empresario tiene a modo global y general a nivel preventivo, es decir, que le afectan a su figura como empresario en cuanto a figura esencial de la relación laboral. Se trata en estos supuestos de establecer los principios elementales de actuación del empresario a la hora de aplicar la prevención de riesgos laborales en la empresa. Así, estas obligaciones son el derecho (del trabajador, y por tanto obligación para el empresario, como ya dijimos anteriormente) a la protección frente a los riesgos laborales, y los principios de la acción preventiva. En estos artículos se sientan las bases y los principios que van a regir la Ley y el resto de obligaciones, es decir, se va a desarrollar la filosofía de la ley de prevención de riesgos en el conjunto de obligaciones y derechos, marcando las pautas ante posibles interpretaciones de la norma. b) Obligaciones principales de gestión preventiva, contenidas en el artículo 16, donde se indican las obligaciones empresariales en cuanto al Plan de prevención de riesgos laborales, evaluación de los riesgos y planificación de la acción preventiva. Este artículo ha sido objeto de reciente modificación, por la Ley 25/2009, de 22 de diciembre, adecuando más la norma a las circunstancia de las pequeñas y medianas empresas, y en especial a las microempresas. Por supuesto, no se trata de una diferenciación legalmente reconocida por la Ley de prevención ni por ninguna otra norma preventiva o de referencia, sino de una simple estructuración propia de las obligaciones y derechos de empresario y trabajadores, dirigida a una mejor comprensión de dichas obligaciones. 1 c) Obligaciones específicas del empresario, en materia preventiva, contenidas entre los artículos 17 y 28 de la Ley de prevención de riesgos laborales. En este caso, se trata de obligaciones que deberá el empresario cumplir específicamente ante cada trabajador, es decir, que se trata de concretas acciones que tiene que realizar el empresario de cara a sus trabajadores, adaptando cada una de estas obligaciones a cada caso concreto de sus trabajadores, o bien adaptadas específicamente a las características de los centros de trabajo donde estos desarrollan su actividad laboral. Son las siguientes: a. Equipos de trabajo y medios de protección. b. Información de los trabajadores. c. Formación de los trabajadores. d. Medidas de emergencia. e. Riesgo grave e inminente. f. Vigilancia de la Salud. g. Documentación. h. Coordinación de actividades empresariales. i. Protección de trabajadores especialmente sensibles a determinados riesgos. j. Protección a la maternidad. k. Protección de los menores. l. Relaciones de trabajo temporales, de duración determinada y en empresas de trabajo temporal. d) Obligaciones de los trabajadores en materia preventiva, contenidos en el artículo 29 de la Ley de prevención de riesgos laborales. Se trata de la parte de responsabilidad que quedaría en manos de los trabajadores, en cuanto a la implantación de sistemas de seguridad y salud en las empresas, y que también afectan de manera determinante la naturaleza misma de la relación laboral. e) Obligaciones preventivas en materia de organización y gestión preventiva en las empresas, contenidas en los artículos 30 a 32.bis de la Ley de prevención de riesgos laborales (Capítulo IV de la norma). En este caso, se hace referencia a la obligación del empresario de gestionar y organizar la prevención en sus empresas, y a la delimitación de las modalidades que la normativa permite de organizar y gestionar la prevención, así como al papel que juegan las diferentes entidades preventivas, tales como las Mutuas de Accidentes de Trabajo y Enfermedades Profesionales. En concreto, se refiere a los Servicios de prevención, a la actuación de las Mutuas de Accidentes de Trabajo y Enfermedades Profesionales, y a la presencia de los recursos preventivos en determinadas situaciones de riesgo para los trabajadores. El Derecho a la protección frente a los riesgos laborales (artículo 14). Este primer derecho contenido en el artículo 14 no es nuevo en nuestro ordenamiento jurídico. Ya venía recogido en el Código del Trabajo de 1926 y la Ley de Contrato de Trabajo de 1931. Esto hace ver su importancia, ya que parece que este derecho lo vemos enseguida como algo genérico, del que pasar de largo rápidamente. Lejos de lo anterior, este derecho se configura como una obligación básica pero muy precisa en su contenido. En concreto, debemos resaltar de este derecho los siguientes aspectos a tener en cuenta: Marca la reciprocidad de derechos y obligaciones para empresarios y trabajadores comentada anteriormente. Enmarca el conjunto de derechos y obligaciones en materia preventiva, dentro de la relación contractual. Esto es especialmente importante, pues en aras de este principio de protección frente a los riesgos laborales, se puede ejercitar por parte del trabajador el derecho a la extinción de la relación contractual en los términos contemplados en el artículo 50 del Estatuto de los Trabajadores, ya que se trataría de una vulneración grave y una modificación sustancial de las condiciones de trabajo. Recoge la necesidad de dar cumplimiento de forma más concreta a los artículos 40.2 y 15 de la Constitución Española, y al artículo 19 del Estatuto de los Trabajadores. Abarca tanto a los trabajadores propiamente dichos, actores de las relaciones de trabajo objeto del Estatuto de los Trabajadores, como a las relaciones de carácter administrativo o estatutario del personal al servicio de las Administraciones Públicas. En este sentido, el empresario es entendido aquí como tal tanto a la clásica figura conocida por tal, como a las entidades públicas, incluyendo a las propias Administraciones Públicas. El artículo 14 viene a proclamar dos principios básicos y fundamentales para la implantación de un sistema de prevención o de seguridad y salud en el trabajo: o El principio de Prevención Integral, es decir, que el empresario deberá garantizar la seguridad y la salud del trabajador a su servicio en todos los aspectos relacionados con el trabajo, y en todas sus facetas preventivas (seguridad, higiene, ergonomía y psicosociología y medicina del trabajo), y además hacer un seguimiento permanente de tales aspectos y facetas preventivas. o El principio de Prevención Integrada, es decir, que debe realizar la prevención de los riesgos laborales mediante la integración total de la actividad preventiva en todos los procesos y fases de la empresa; no de manera externa, sino como parte inseparable del trabajo y

Los consejos tienen una finalidad meramente orientativa, sin entrar a juzgar la profesionalidad de los docentes de nuestras universidades. Los apuntes, así como el resto de contenidos que son elaborados por los usuarios de la web, en ningún caso son atribuibles a los profesores. Los nombres aparecen exclusivamente a título informativo como referencia para el usuario. Los modelos de examen de cursos anteriores son compartidos por los propios usuarios, y prentenden servir como guía orientativa de estudio para sus compañeros. Patatabrava.com no puede comprobar la veracidad y fiabilidad de todos estos contenidos académicos. En todo caso, Patatabrava.com se reserva el derecho a eliminar cualquier aportación que no cumpla las condiciones de uso en el aviso legal.

Buscador general de apuntes
Buscador general de apuntes
X
¿Problemas con la contraseña?

¿Todavía no eres de Patatabrava?

Aquesta finestra es tancarà en 3 segons

T’has apuntat correctament a aquesta assignatura. T’avisarem quan hi hagi nous continguts de la mateixa!

 

¿Seguro que quieres eliminar la etiqueta?

Esto sería un texto puesto dentro de un parrafito, explicando lo que fuera.