Cargando

Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer nuestros servicios, recoger información estadística e incluir publicidad. Si continúas navegando, aceptas la instalación y el uso. Si no la aceptas, puede que no te funcione correctamente la página. Puedes cambiar la configuración u obtener más información a través de nuestra Política de Cookies.

Descargar apuntes 

neolítico en Siria y Palestina

prehistoria II - Historia UGR

Profesor: No especificado

Idioma: Castellano

Peso: 38kB

Atención: tu descarga comenzará en 10 seg.
Descarga patrocinada por Pisocompartido

Comentarios

Usuarios que se han interesado por estos apuntes

Esto NO es el estado real de los apuntes, es una transcripción en bruto.
Vista previa:
El neolítico en Siria y palestina * El NEOLÍTICO EN SIRIA-PALESTINA: LA CULTURA NATUFIENSE. La agricultura de forma completa implica tanto la domesticación de las plantas, como el mantenimiento de los animales. Todos estos procesos suceden por primera vez en el Próximo Oriente. Es precisamente en esta región en donde han sido domesticadas las principales especies que han permitido el desarrollo de las grandes civilizaciones de Asia Occidental y Europa. La neolitización tiene un amplio desarrollo en el Próximo Oriente. Pero su origen es mucho más limitado. La primera etapa es únicamente levantina. Estos poblados no surgieron en un desierto humano, sino al contrario, emergieron de un fondo cultural que ha puesto las bases de los desarrollos posteriores. El fenómeno más importante es sin duda la uniformidad que se establece a partir del 14.500, con el Kebatiense geométrico en la región que se extiende desde el medio Eúfrates al Mediterráneo. Se vuelven a encontrar grupos que tallaban el sílex según los mismos métodos y que utilizaban los mismos tipos de microlitos. El hecho más novedoso que registra el Nafutiense es la aparición en el Carmelo y Galilea de un modo de vida inédito caracterizado por unas ciudades sedentarias. Este nuevo modo de vida, y la serie de hábitos desarrollados con él, se hizo lo suficientemente atractivo como para que las poblaciones vecinas se esforzaran en imitarlo adaptándose a entornos mucho menos favorables que al entorno mediterráneo que inicialmente se lo había permitido. El natufiense no es un proceso uniforme. Estas últimas aclaraciones dejan adivinar, la importancia de las condiciones geográficas y climáticas para la aparición de los primeros poblados. * El medio físico El relieve del Levante Mediterráneo se organiza en bandas más o menos paralelas a la costa. De oeste a este, se observa: una estrecha llanura costera, una cadena montañosa, una depresión y el Mar Rojo. La vegetación depende de esta disposición del relieve, desde la costa, hasta la latitud del valle medio del Jordán, una franja mediterránea que desaparece sobre la meseta continental esteparia o desértica. No es difícil comprender que las sociedades humanas debieron de fluir de formas relativamente variadas para sobrevivir. El sedentarismo natufiense sólo parece haber funcionado en la zona mediterránea del Levante y tal vez en la región del Carmelo y Galilea. Se aprovechaban de un accidente geográfico beneficioso. Comparando estos entornos con el desierto de Judea o con las alturas del Negev, no ofrecen las mismas ventajas. El periodo que nos interesa corresponde a las últimas alteraciones del Pleistoceno. Es un momento inestable. En el Levante la tendencia del recalentamiento parece ir acompañada por un aumento de la humedad. El natufiense se desarrollará paralelamente a una nueva mejora. * La cronología. Es posible subdividir el Natufiense basándose en amplias estratigrafías y en los cambios que afectan a la industria del sílex. En Mallaha, la fase más antigua está asociada a unos sedimentos pardo-amarillos. La mayoría de los segmentos circulares son puestos por medio de un retoque bifacial llamado retoque de Helwan, y mide más de 20mm de alto. Encima se encuentra un depósito rojizo asociado a nuevas construcciones. Es el natufiense reciente. Es recubierto por grava densa que corresponde al natufiense final. La fase reciente pudo suceder hacia 11.200, la fase final hacia 10.500 o un poco antes. * Las ciudades La novedad de las ciudades natufienses con respecto a instalaciones anteriores destaca a pesar de que las construcciones más impresionantes pertenecen al natufiense antiguo. La casa mejor conocida es aquella en la que la disposición interior es también la más complicada. Dos hileras de pilares sostienen la techumbre: una concéntrica al muro y la otra cerrando la entrada. La vida se realizaba en torno a las estructuras de combustión. La mayor parte del suelo no presentaba ningún objeto destacado. Estaban unidos entre el muro que es el que podemos considerar como el fuego principal. Al lado estaban útiles que podemos llamar funcionales, objetos en los que la razón utilitaria no salta a la vista, y se supone que esta relacionado con mitos y creencias. En resumen, las casas del Natufiense antiguo de Mallaha eran bastante grandes para acoger un núcleo familiar. Parecen haber sido frecuentemente rehechas en el mismo lugar. En el emplazamiento de la construcción que acabo de describir se conocen al menos cuatro casas sucesivas. Por tanto aquí encontramos el primer testimonio de esta práctica, se mantiene en el Próximo Oriente durante todo el Neolítico y más adelante. Este es el origen de la edificación de estas construcciones. En Mallaha las casas del Natufiense Antiguo estaban alineadas, sin embargo no fue la única estructura utilizada. Las construcciones en Hayonim eran estrechas y cada grupo la adornaba a su manera. Así en Mallaha, en el Natufiense reciente, las casas son más numerosas que anteriormente. La mayor parte de ellas ocupan menos de 10m2. Estas construcciones se organizan en función de la topografía. Allí se pueden reconocer hileras, la primera cavada al pie de un talud, otra inclinada y una tercera instalada sobre una plataforma. La mayoría de las viviendas sólo poseían como equipamiento un inyet. Más o menos en el centro estaba colocado un fogón construido. Otra novedad, contra la pared, aparece un cajón delimitado por dos piedras planas dividen el espacio. Pero a pesar de estas innovaciones, la ciudad de Mallaha en el Natufiense reciente testimonia un claro retroceso del esfuerzo concedido a las viviendas con respecto al Natufiense antiguo. Esta tendencia se acentúa en la fase final. El espacio ocupado parece haber sido más o menos ovalado. Ligeramente excavado, está delimitado más arriba solamente por un muro de piedra más o menos semicircular. Su superficie solía ser de 10 m2, para la más grande y solamente 7m2 para la más pequeña. Las casas sugieren que la sociedad no estaba desorganizada. Se subdividían en unidades cuyas casas son la traducción sobre el suelo. Del mismo modo la proximidad de las construcciones en Hayonim, su organización en Mallaha, suponen una cierta regulación. Los documentos sugieren un sistema igualitario, pero no permiten conocer ni los principios de la división de la familia, ni los fundamentos sobre los que se ejercía la autoridad. * Alimentarse En el Levante, si la fauna esencial era sedentaria, la vegetación dependía del cambio de las estaciones. Antes de domesticar las gacelas, se piensa que los natufienses practicaron una caza intensiva. La fauna era cazada con propulsores, flechas o azagayas. Algunas veces eran utilizados armazones de hueso. Al final del periodo, en el Negev, aparecieron pequeñas puntas que sin duda representan un avance de las técnicas de caza. Junto a los restos de gacelas se identifican de gamo, de ciervo, de buey, de corzo, de jabalíes, de íbice, de onagro, de zorro, de conejo según las especies accesibles cerca de los lugares. En Mallaha a la orilla de un lago, millones de espinas de pescado señalan la importancia de la pesca. En todas partes, los natufienses se comían las tortugas, las serpientes, los lagartos. Los restos de fauna muestran que sacaban todo lo que podían de las materias animales. Los huesos son triturados como se observa habitualmente en las casas de los cazadores. Los alimentos vegetales eran buscados con la misma atención que los recursos animales pero, al contrario que los esqueletos casi nada se ha conservado. En Mallaha hay algunos restos de frutas. No hay casi dudas de que estos vegetales y otros muchos eran recogidos pero las pruebas directas de su recolección y de su consumo son casi inexistentes. En el pasado se insistió mucho en el uso de los cereales por parte de los natufienses. Estas reflexiones estaban fundadas en la presencia de sílex pulidos y de cuchillos de hueso considerados como hoces. La existencia de zonas de almacenamiento desde el Natufiense reciente en Abu Hureira, y después en Mallaha en la fase final, es un argumento suplementario. A fin de cuentas se puede estar seguro de que los Natufienses recogieron vegetales y en particular legumbres y cereales. Las pruebas disponibles aportan como conclusión que los Natufienses se limitaban a recoger lo que la naturaleza les ofrecía, o si las sometía a ciertas manipulaciones, no nos han dejado señales que permitan descubrirlo. Hasta que los nuevos descubrimientos obligen a modificar nuestras interpretaciones se debe admitir que los Natufienses, como sus predecesores, vivieron de recursos espontáneos. Pero la sedentarización implico que estos recursos fueran explotados con una eficacia adquirida. Esto es probablemente lo que explica la caza tan adictiva de las gacelas. Para hacer frente a las necesidades, se elaboraron nuevas técnicas. El probable desarrollo de la caza con trampas, el corte de las hojas de hoz, las puntas de Harif son algunos ejemplos. * Los muertos. Las sepulturas son numerosas en ciudades del Carmelo y Galilea. Se suelen entender como un indicio importante de vida sedentaria. A veces, el hecho de enterrar en las ciudades, puede ser debajo de las casas como es el caso de Mallaha en el Natufiense antiguo, sería una prueba de continuidad y una forma de unirse al linaje ancestral. En Mallaha, una sesentena de tumbas han sido descritas. Por contra, las tumbas suelen ser poco frecuentes en los yacimientos de la periferia. Sin duda las prácticas allí eran diferentes. Incluso en el Carmelo y Galilea, las costumbres funerarias cambian de un sitio a otro y de una fase a otra. En Mallaha todos los enterramientos del Natufiense antiguo son individuales. Aquí los sujetos son más o menos doblados en posturas que a veces parecen deliberadas. En el Natufiense reciente, las prácticas se diversificaron, Las tumbas individual

Los consejos tienen una finalidad meramente orientativa, sin entrar a juzgar la profesionalidad de los docentes de nuestras universidades. Los apuntes, así como el resto de contenidos que son elaborados por los usuarios de la web, en ningún caso son atribuibles a los profesores. Los nombres aparecen exclusivamente a título informativo como referencia para el usuario. Los modelos de examen de cursos anteriores son compartidos por los propios usuarios, y prentenden servir como guía orientativa de estudio para sus compañeros. Patatabrava.com no puede comprobar la veracidad y fiabilidad de todos estos contenidos académicos. En todo caso, Patatabrava.com se reserva el derecho a eliminar cualquier aportación que no cumpla las condiciones de uso en el aviso legal.

Buscador general de apuntes
Buscador general de apuntes
X
¿Problemas con la contraseña?

¿Todavía no eres de Patatabrava?

Aquesta finestra es tancarà en 3 segons

T’has apuntat correctament a aquesta assignatura. T’avisarem quan hi hagi nous continguts de la mateixa!

 

¿Seguro que quieres eliminar la etiqueta?

Esto sería un texto puesto dentro de un parrafito, explicando lo que fuera.