Cargando

Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer nuestros servicios, recoger información estadística e incluir publicidad. Si continúas navegando, aceptas la instalación y el uso. Si no la aceptas, puede que no te funcione correctamente la página. Puedes cambiar la configuración u obtener más información a través de nuestra Política de Cookies.

Descargar apuntes 

Profesor: Guerrero, Jose. A

Idioma: Castellano

Peso: 224kB

Atención: tu descarga comenzará en 10 seg.


Comentarios

Esto NO es el estado real de los apuntes, es una transcripción en bruto.
Vista previa:
TEMA 7: IDEALISMO Y DIALÉCTICA EN HEGEL. 1. Idealismo de Hegel. La obra de Hegel puede considerarse como la madurez filosófica y cultural de la tradición occidental. Su filosofía pasa por ser el último gran sistema filosófico, en el que confluyen y se conjugan prácticamente todas las filosofías anteriores. El mismo Hegel concibió e interpretó sus sistema filosófico como la maduración y realización plenas en una unidad interna de todas las filosofías anteriores, que serán así consideradas como momentos que llevan al sistema hegeliano, y que, por tanto, quedan recogidos, aunque transformados y superados en él. La filosofía de Hegel se propone pensar la relación entre los dos grandes conceptos fundamentales surgidos en la tradición filosófica anterior: Naturaleza y Espíritu (conciencia o subjetividad). El primero, objeto principal de investigación por parte de la filosofía griega, el segundo, descubrimiento del cristianismo y sobre el que se apoyó y giró especialmente la filosofía moderna, bajo el nombre de conciencia o subjetividad. El proyecto filosófico hegeliano consiste en pensar la unidad interna y la conexión entre uno y otro, de modo que se pueda elaborar una teoría unitaria, total y cerrada sobre la realidad en su totalidad. Para alcanzar ese objetivo, es necesario que Hegel lleve a cabo una crítica y una superación de la filosofía kantiana, filosofía que, a juicio de Hegel habría alcanzado la mayor madurez crítica y reflexiva, pero que también mostraba las mayores dificultades para ese proyectado sistema unitario, cerrado y total. La filosofía kantiana había establecido y mantenía como insuperables las siguientes distinciones y escisiones: 1. La distinción entre el entendimiento y la razón. El entendimiento es una facultad cognoscitiva de lo finito y limitado, que sólo puede conocer las cosas en cuanto fenómenos. La razón tiende a lo infinito y absoluto, a lo incondicionado, que en caso de poder ser alcanzado cognoscitivamente, puede fundar y hacer posible un conocimiento o saber absoluto y total. Sin embargo, esta tendencia de la razón es una simple intención que nunca alcanza lo absoluto: la razón busca la totalidad, pero sin poder alcanzarla. De ahí que, aunque formalmente sea una razón absoluta, materialmente y en su ejercicio es siempre finita y limitada. La distinción entre entendimiento y razón lleva consigo, pues, una segunda división. 2. La distinción entre fenómeno y noúmeno o cosa en sí. Esto significa que, para el saber, el orden de la realidad está dividido, sin que sea posible elaborar una teoría única, absoluta y total sobre la realidad en su integridad, ni se puede desechar la hipótesis de que no todo lo real es racional. 3. La distinción entre el ser y el deber ser. Esta distinción encierra la separación radical entre la mera teoría y la praxis, entre el pensamiento y la acción, con la gravedad de que tal separación aboca al fracaso de la tarea de una y otra, pues su desajuste y separación lleva a la imposibilidad de realizar plenamente el deber ser, que, sin embargo, se quiere imponer como absoluto y plenamente real y efectivo. 4. Estas tres distinciones se recogerían en una cuarta: la escisión ente lo finito y lo infinito. Hegel eliminará estas distinciones alumbrando una nueva filosofía, que se denominará idealismo absoluto: En primer lugar, el idealismo absoluto surge al eliminar la oposición kantiana entre fenómeno y cosa en sí, de manera que la realidad se identifica con el pensamiento ser y pensar se identifican, para Hegel. En segundo lugar, Hegel cree que sólo existe la realidad en tanto que se manifiesta en la experiencia, pero como al manifestarse en la experiencia se presenta con todas las determinaciones de la razón pura (categorías e ideas), la realidad en sí es racional Todo lo real es racional En tercer lugar, eso supone que la racionalidad (frente a Kant) no tiene límites. Luego, la razón es infinita. Esta aporta no sólo la forma, sino también la materia de la realidad: la realidad en su totalidad se muestra así como el producto de la razón infinita, que se manifiesta en un proceso dialéctico a lo largo del tiempo. Por último, y como consecuencia de todo esto, la filosofía, para Hegel, debía constituirse como un sistema científico, el idealismo absoluto, en el que mediante un método adecuado, la dialéctica, la razón desentrañara la clave última de la naturaleza, la historia y la cultura humana. Por otro lado, Hegel pretende ir más allá de la concepción aristotélica del saber. Aristóteles entendió la filosofía como una tendencia a la sabiduría, es decir, la tendencia a un saber universal y necesario de la totalidad de lo real. Para Kant, la filosofía, aunque ha de luchar por conseguir semejante saber absoluto y total, sin embargo, es una tarea inalcanzable para la razón humana finita. Por eso, la filosofía para él no puede ser sino crítica. Hegel, por el contrario, cree que la filosofía tiene que dejar de ser tendencia al saber, para convertirse en saber pleno y efectivo, para ser ciencia, es decir, no crítica, sino sistema, el sistema absoluto de la totalidad de lo real, un sistema racional. Y el adjetivo que mejor expresa la concepción hegeliana de la realidad es el de dialéctica. 2. La dialéctica hegeliana La dialéctica tiene dos sentidos fundamentales en Hegel: uno que se refiera a la forma de ser de la realidad y otro que hace referencia a su idea de conocimiento o a su método para conocer esa realidad. 2.1.La dialéctica como estructura de la realidad En este sentido, dialéctica hace referencia a la radical oposición de Hegel a toda interpretación fragmentaria y atómica de la realidad. El carácter dialéctico de lo real significa que cada cosa es lo que es, y sólo llega a serlo, en interna relación, unión y dependencia con otras cosas, y, en último término, con la totalidad de lo real. Cada realidad particular sólo puede ser comprendida y explicada en su relación al todo Lo verdadero es el todo. El carácter dialéctico de lo real significa también que cada cosa sólo es lo que es, y llega a serlo, en su continuo devenir y proceso; es decir, la realidad en cuanto dialéctica no es fija ni determinada de una vez para siempre, sino que está en un inquieto proceso de transformación y cambio, cuyo motor es, a la par, tanto su interna contradicción, como la interna relación en que está con otra cosa o realidad, que, en este respecto aparece como su contrario. La realidad en cuento dialéctica es, pues, procesual, regida y movida por la contradicción, internamente relacionada y constituida como oposición de contrarios. De este modo, cada realidad particular remite a la totalidad y sólo puede ser comprendida y explicada desde su relación al todo; y, de otra parte, cada realidad, cada cosa no es sino un momento del todo, que se constituye en el todo, pero que también queda asumida y disuelta en el todo. 2.2. La dialéctica como estructura del conocimiento En este sentido dialéctica significa que, en la medida en que la realidad está en continuo devenir y es contradictoria y dialéctica, la razón tiene que proceder también de una manera dialéctica si quiere captarla adecuadamente: tiene que captar las contradicciones como momentos del devenir y partes de un todo en relación. Además de que el conocimiento es una parte o dimensión de lo real. 2.3. Estructura de la dialéctica Se suele entender la estructura de la dialéctica como constituida por tres momentos configurados a modo de tesis (posición), antítesis (negación) y síntesis (negación de la negación), que, a su vez, se convierte en una nueva tesis y así sucesivamente. Sin embargo, ya el mismo Hegel previno contra el posible error de entender esta triplicidad de un modo abstracto y formalista, con la consiguiente desvirtuación de su naturaleza. Mucho más hegeliano es pensar la dialéctica como un todo estructural complejo constituido por tres momentos o aspectos coimplicados y que Hegel denomina: 1. El aspecto abstracto o intelectual: es el momento de la revelación del aspecto abstracto, en el que el entendimiento elabora conceptos abstractos o definiciones a partir de lo particular, y, por tanto, se refiere al ser como identidad, pero no como totalidad. Este momento debe superarse por medio de la razón. 2. El momento dialéctico o negativo racional: es el momento de la negación o contradicción en el que el ser, negándose a sí mismo en lo otro, se aliena y objetiva. Este momento expresa la tensión de contrarios que identifican la realidad como realidad en movimiento. Hace que un ser sea y no sea al mismo tiempo, esté necesariamente referido a aquello que todavía no es, lo otro, como motor de la dialéctica. (Ejemplo: el grano sembrado en la tierra necesita pudrirse, para poder brotar luego como planta) 3. El momento especulativo o positivo racional: representa la superación de contrarios del momento anterior. Por eso es la negación de la negación. Es el momento en el que el ser se reconcilia consigo mismo y, por tanto el momento culminante en el que se da la totalidad, que sólo se alcanza con la razón, y en la que la identidad y la negatividad se dan a la vez. (Ejemplo: el brote de roble que sale de la bellota niega la bellota inicial de la que procede ­puesto que es tronco de madera­, pero a la vez también la conserva superándola ­el nuevo árbol da bellotas­. TESIS Posición (afirmación) El aspecto abstracto o intelectual Idea en sí Lógica ANTÍTESIS Negación de la tesis El momento dialéctico o negativo racional Idea fuera de sí (Naturaleza) Filosofía de la naturaleza SÍNTESIS Negación de la negación El momento especulativo o positivo racional Idea que se recupera a sí Filosofía del espíritu En otras ocasiones, la imagen de la dialéctica se representa mediante un movimiento en espiral: los distintos momentos se contrapone

Los consejos tienen una finalidad meramente orientativa, sin entrar a juzgar la profesionalidad de los docentes de nuestras universidades. Los apuntes, así como el resto de contenidos que son elaborados por los usuarios de la web, en ningún caso son atribuibles a los profesores. Los nombres aparecen exclusivamente a título informativo como referencia para el usuario. Los modelos de examen de cursos anteriores son compartidos por los propios usuarios, y prentenden servir como guía orientativa de estudio para sus compañeros. Patatabrava.com no puede comprobar la veracidad y fiabilidad de todos estos contenidos académicos. En todo caso, Patatabrava.com se reserva el derecho a eliminar cualquier aportación que no cumpla las condiciones de uso en el aviso legal.

Buscador general de apuntes
Buscador general de apuntes
X
¿Problemas con la contraseña?

¿Todavía no eres de Patatabrava?

Aquesta finestra es tancarà en 3 segons

T’has apuntat correctament a aquesta assignatura. T’avisarem quan hi hagi nous continguts de la mateixa!

 

¿Seguro que quieres eliminar la etiqueta?

Esto sería un texto puesto dentro de un parrafito, explicando lo que fuera.